Descubriendo el casco antiguo de Milán: Un paseo histórico

El casco antiguo de Milán es un laberinto fascinante de callejuelas, imponentes catedrales góticas y elegantes palacios que encapsulan la esencia de esta vibrante ciudad italiana. También conocida como el «Centro Storico», esta área pulsa con más de 2000 años de historia milanesa.

Desde las ruinas romanas hasta la magnífica Piazza del Duomo de la era victoriana, el casco antiguo de Milán está repleto de icónicos monumentos e inspiradoras obras de arte. Pero también existen rincones ocultos y pasadizos que revelan capas más profundas de la cultura local.

Únase para un paseo por esta mágica parte antigua de Milán. Descubriremos juntos algunos de los sitios históricos más importantes y también exploraremos joyas ocultas conocidas principalmente por los lugareños.

Brera: Arte, Cultura y Encanto Bohemio

Brera Arte, Cultura y Encanto Bohemio

Brera, una de las zonas más emblemáticas, es un crisol de arte y cultura. Sus estrechas calles albergan galerías de arte, cafés acogedores y tiendas de diseño. La famosa Pinacoteca di Brera es un tesoro de obras maestras, mientras que la atmósfera bohemia atrae a artistas y amantes del arte por igual.

La Catedral Gótica más grande de Italia domina la Piazza del Duomo

La Catedral Gótica más grande de Italia domina la Piazza del Duomo

Nuestro recorrido comienza en la histórica Piazza del Duomo, dominada por la imponente Catedral gótica de Milán. Con sus intricadas agujas que se elevan hacia el cielo, esta catedral de mármol blanco tiene el honor de ser la iglesia más grande de Italia.

Llevó casi seis siglos construir esta masterpiece neogótica. Generaciones de arquitectos y artesanos trabajaron para completar la visión del elaborado exterior con más de 3000 estatuas. El resultado es una fachada deslumbrante salpicada de pináculos como un pastel arquitectónico.

Pero el interior de la catedral también oculta sorpresas. Quizás la más impactante es la visión de las vidrieras multicolores que inundan el interior de luz arcoíris. Las bóvedas y columnas de mármol también están grabadas con intricados detalles góticos para admirar.

Y junto a la Catedral en la plaza están otros dos tesoros arquitectónicos: el Palacio Real de Milán y las famosas Galerías Vittorio Emanuele II de la era victoriana. Podría pasar horas admirando los intrincados mosaicos que decoran esta antigua galería comercial.

El Castillo Sforzesco: la fortaleza de los gobernantes de Milán

El Castillo Sforzesco la fortaleza de los gobernantes de Milán

Después de admirar las vistas en la Piazza del Duomo, cruzaremos el parque público de Sempione hacia otro famoso hito: el Castillo Sforzesco.

Con sus poderosos muros defensivos y torres redondas, este castillo fortificado domina el casco antiguo. Originalmente una ciudadela viscontea del siglo XIV, el castillo fue ampliado por la familia Sforza, los gobernantes renacentistas de Milán conocidos por sus elaborados gustos artísticos.

El interior del castillo alberga varios museos y colecciones de arte Impresionantes con obras de artistas famosos como Michelangelo, Da Vinci y Botticelli. Los jardines del castillo son también un deleite tranquilo, con esculturas de mármol, arcos cubiertos de hiedra y fuentes.

Pero aún más fascinante que las colecciones del museo son las vistas desde las murallas del castillo. Desde estas alturas, uno puede admirar todo el casco antiguo de Milán extendiéndose a lo lejos, con el majestuoso perfil de la Catedral destacándose en la distancia.

La Basílica de Sant’Ambrogio y el legado del patrón de Milán

La Basílica de Sant'Ambrogio y el legado del patrón de Milán

Después de explorar el Castillo Sforzesco, nos dirigiremos a las afueras del casco antiguo hacia otra iglesia histórica – la Basílica de Sant’Ambrogio.

Esta basilica del siglo XII está dedicada a Sant’Ambrogio, que fue arzobispo de Milán en el siglo IV. Considerado el patrón de Milán, Sant’Ambrogio desempeñó un papel fundamental para hacer del cristianismo la religión oficial de la ciudad. También se le atribuye haber convencido a San Agustín para convertirse al cristianismo.

La fachada de ladrillos rojos de la basílica es un excelente ejemplo de la arquitectura románica lombarda, con arcos ciegos y frisos de piedra grabados. Pero el interior es aún más impresionante, con antiguos mosaicos de oro y un techo de madera tallado sostenido por columnas romanas.

No se pierda la oportunidad de visitar la cripta subterránea, donde están enterrados los restos de Sant’Ambrogio en un sarcófago de pórfido púrpura. Es un recordatorio conmovedor del profundo legado religioso e histórico del casco antiguo.

Joyas escondidas: patios medievales, viejas tabernas y ruinas romanas

Joyas escondidas patios medievales, viejas tabernas y ruinas romanas

Más allá de los monumentos turísticos famosos, el casco antiguo también alberga verdaderas joyas ocultas. Callejuelas sinuosas lo llevan a patios medievales escondidos, antiguas tabernas y ruinas históricas a menudo pasadas por alto.

Una de las joyas favoritas es la Basílica di San Calimero, una pequeña iglesia del siglo VII conocida por su bello campanario dedoble fila de arcos. Otro secreto especial son las ruinas romanas preservadas debajo del Museo Diocesano. Estos restos de un antiguo templo y las termas son un recordatorio fascinante de los orígenes romanos de Milán.

Y no se pierda la oportunidad de explorar la zona de Navigli, el antiguo distrito portuario de Milán repleto de cafés y restaurantes pintorescos. Sentarse al aire libre junto a los canales de Navigli es la forma perfecta de terminar su paseo por la mágica parte antigua de la ciudad.

Después de un día explorando el casco antiguo, usted también tendrá una apreciación más profunda del alma histórica de Milán. Más que solo una metrópolis vibrante y moderna, esta ciudad tiene capas de cultura que se revelan en cada rincón pintoresco si sabe dónde buscarlos.

Amplía tu conocimiento: Te invitamos a leer más artículos sobre lugares históricos de Italia:

Gastronomía y vida nocturna

Los restaurantes tradicionales, trattorias y enotecas salpican este distrito, ofreciendo una deliciosa muestra de la cocina milanésa. Cuando cae la noche, las plazas cobran vida con música en vivo, bares animados y una atmósfera vibrante que invita a disfrutar de la vida nocturna milanesa.

Otros sitios de interés

El casco antiguo de Milán está delimitado por la Cerchia dei Navigli, un anillo de calles que se pueden distinguido desde el cielo, y cuya distribución corresponde a la del antiguo foso defensivo de la ciudad. Este cinturón urbano rodea una extensa área que contiene vestigios del pasado medieval de la ciudad, instituciones culturales de moda y tiendas exclusivas que seguramente harán las delicias de los amantes de la moda.

  • Museo del Novecento donde, además de admirar atractivas obras de artistas como Giorgio de Chirico, Marinetti y muchos otros artistas del siglo XIX, podrás disfrutar de una perspectiva original de la fascinante fachada del Duomo a través de las ventanas del último piso.
  • Otras atracciones artísticas se pueden encontrar a sólo unos minutos del Duomo. Ejemplos de ello son la Pinacoteca Ambrosiana, que alberga una exposición de obras de artistas como Botticelli, Tiziano, Caravaggio y Rafael Mengs; el Palacio Real, antigua sede del gobierno local que desde entonces se ha convertido en un espacio de exposiciones; y el Museo Poldi Pezzoli, que exhibe una sorprendente colección privada en la lujosa antigua residencia de Gian Giacomo Poldi Pezzoli, el joven aristócrata a quien perteneció la colección.
  • Debes encontrar tiempo durante tu estancia para visitar Piazza Mercanti, uno de los lugares con más encanto del centro de la ciudad de Milán. Esta plaza es un hito clave en el trazado urbano de la ciudad, marcando la intersección de las seis arterias que conectaban el centro de la ciudad con sus barrios antiguos. Esta pequeña plaza, una de las más antiguas de la ciudad, ahora sirve como museo de arquitectura al aire libre. Cada fachada tiene un estilo arquitectónico diferente, dando lugar a una hermosa plaza, heterogénea y encantadora a partes iguales.
  • Para descubrir el Milán de la moda y el glamour, simplemente debes encontrar tiempo para pasear bajo el magnífico techo abovedado de cristal de la Galería Vittorio Emanuele II: la elegante galería donde Mario Prada abrió su primera tienda de bolsos en 1913. Este hito alberga algunas de las boutiques más exclusivas de Milán, una de las capitales mundiales de la moda. La Galería comparte protagonismo con la Via Montenapoleone, que es la calle más famosa del Quadrilatero d’Oro de Milán.
  • Finalmente, te recomendamos concluir tu recorrido por el casco antiguo de Milán dirigiéndote hacia el suroeste para visitar las Columnas de San Lorenzo, una de las pocas Restos romanos en la ciudad; la Basilica di Sant’Ambrogio, lugar de descanso del antiguo obispo y patrón de Milán; y el convento de Santa Maria delle Grazie, conocido en todo el mundo por albergar la icónica pieza de la Última Cena de Leonardo da Vinci en su refectorio. Los amantes de este genio renacentista no deberían marcharse de Milán sin antes visitar el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, ya que en una de sus salas se exponen algunos bocetos originales del genio florentino. artista, proporcionando una visión fascinante del funcionamiento interno de la mente incansable del pintor.

En resumen, el casco antiguo de Milán es un tesoro cultural que combina el encanto histórico con la vitalidad moderna. Sus calles empedradas, monumentos magníficos y ambiente acogedor lo convierten en un lugar imprescindible para aquellos que desean sumergirse en la auténtica esencia de esta ciudad italiana.

¡Calificación!

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Deja un comentario