Brera: Todo lo que debes saber de este famoso barrio de Milán

El pequeño y pintoresco barrio de Brera comprende, junto con otros cinco distritos, la Zona 1, que sigue centrándose en pequeñas tiendas en lugar de grandes marcas. Los numerosos restaurantes y cafeterías con mesas al aire libre, las escondidas tiendas de antigüedades y las galerías de arte conservan el aire bohemio que dejaron los artistas que vivieron en Brera entre finales del siglo XIX y principios del XX.

La vida cultural de este barrio, comúnmente conocido como el Montmartre milanés, parece girar en torno a su principal edificio histórico, el cual se convierte en un punto de encuentro para artistas, intelectuales y amantes del arte. Este lugar emblemático no solo representa la historia de la zona, sino que también es el epicentro de la creatividad, albergando eventos, exhibiciones y conversaciones que impulsan el dinamismo cultural de toda la región.

Y si por casualidad el barrio de Brera no te es suficiente, otro de sus puntos positivos es que puedes llegar a otros lugares interesantes de Milán a pie en cuestión de minutos: La Catedral de Milán – conocida como Il Duomo, al sur, Castello Sforzesco al oeste, y el al este. En definitiva, un lugar lleno de encanto que no debes perderte en tu recorrido por el antiguo Milán.

Brera: los orígenes de un barrio

Brera los orígenes de un barrio

A veces puedes obtener pistas sobre los orígenes históricos de un lugar si observas más de cerca su etimología. Y este es sin duda el caso de Brera, un nombre derivado de la antigua palabra lombarda ‘brayda’, que se traduciría al inglés como «extensión de tierra despejada». No es casualidad, si se tiene en cuenta que en la Edad Media los terrenos que ocupaba el actual barrio de Brera, entonces situado al pie de las murallas romanas de Milán, se mantenían vacíos por motivos militares.

Se mantuvo igual hasta principios del siglo XIII, cuando la orden religiosa italiana de los Humiliati – Umiliati en italiano: se establecieron en la zona de Brera para fundar una iglesia y talleres de lana adyacentes. Después de su supresión por bula papal en 1571, una nueva orden, los jesuitas, se hizo cargo de la propiedad y comenzó a construir la ilustre Palazzo Brera como su sede.

Sin embargo, en 1772 los jesuitas también fueron suprimidos como orden religiosa en Italia, por lo que el Estado austriaco –liderado por la emperatriz María Teresa I de Austria– se apoderó del palacio, fundando la famosa Pinacoteca di Brera. Años más tarde, en 1809, la llegada de Napoleón I a Milán motivó la ampliación de la galería, con el objetivo de exponer las obras más importantes de los territorios italianos conquistados hasta la fecha.

El pequeño y elegante barrio de Brera está situado a medio camino entre el Quadrilatero d’Oro, famoso por las prestigiosas casas de moda de Milán, y el Castillo Sforzesco. Sus hermosas calles adoquinadas albergan edificios del siglo XVIII así como así como tiendas originales de cosmética, artesanía y, por supuesto, ropa. Sin embargo, a diferencia de la Galleria Vittorio Emanuele II y la Via Montenapoleone, que albergan algunas de las marcas nacionales e internacionales más importantes, Brera es conocida por sus pequeñas boutiques de diseñadores emergentes. Ven a comprobarlo tú mismo y adquiere unas prendas con personalidad propia.

La personalidad es una de las señas de identidad de Brera: un barrio en el que muchos establecimientos han perdido su función original para albergar cafés, galerías y salas de conciertos. Un buen ejemplo de ello es el Moleskine Café (Corso Garibaldi 65), que supone una reinvención enormemente atractiva del tradicional café literario.

Qué ver en Brera: Palacio Brera y Pinacoteca di Brera

Qué ver en Brera Palacio Brera y Pinacoteca di Brera

El Palazzo Brera, como hemos comentado anteriormente, es la columna vertebral de la vida cotidiana del barrio, y no es de extrañar, si se tiene en cuenta que ocupa aproximadamente una décima parte de la superficie total. Situado en el número 28 de Via Brera, este importante palacio barroco (originalmente gótico) sorprende al visitante con su vibrante oferta cultural.

La Pinacoteca di Brera es, sin duda, la joya de la corona. Se accede a él a través de un hermoso patio interior del siglo XVII, cuyo centro está presidido por una escultura de bronce de un Napoleón Bonaparte semidesnudo y exultante. Se rumorea que el escultor, presionado por el emperador francés, aceptó tomarse algunas libertades a la hora de esculpir su torso hercúleo. Una vez en el interior de la galería encontramos un total de 31 salas –ordenadas cronológicamente, desde el siglo XIII al XX– en las que se conserva lo que se considera una Se muestra una de las mejores colecciones de pintura italiana del mundo.

Cuadros tan famosos como San Francisco, de El Greco, La Última Cena, de Rubens, y San Jerónimo penitente, de Tiziano. Otros pintores de renombre representados en la galería son Rafael, Tintoretto, Caravaggio y Modigliani. Por cierto, quizás te interese saber que la entrada es gratuita el tercer domingo del mes.

Todo ello se encuentra alojado en un precioso edificio que perteneció primero a la cofradía “Umiliati” y que posteriormente fue heredado por los jesuitas. Cuando visite la Pinacoteca di Brera, tómese un tiempo para apreciar la elegancia clásica de su claustro y tómese un descanso en el Caffè Fernanda. ¡Te prometemos que te encantará tanto que te resultará difícil irte!

En el propio palacio también puedes visitar la Academia de Bellas Artes, una institución cultural creada por la emperatriz María Teresa I de Austria en 1776, que permaneció vinculada a la pinacoteca hasta su separación definitiva en 1882. Su función original era proporcionar a los estudiantes un lugar donde encontrar ejemplos concretos de pintura. De hecho, hoy la Academia sigue acogiendo a unos 4.000 estudiantes de arte de todo el mundo. Esto podría darte una idea de lo divertido que es el barrio de Brera por la noche.

Volviendo a los jesuitas, fueron ellos quienes fundaron el Observatorio Astronómico —también situado en el Palazzo Brera— donde Giovanni Schiaparelli observó por primera vez los canales de Marte allá por 1877. El Jardín Botánico, que María Teresa de Austria encargó en 1774, también se encuentra dentro de los muros del observatorio. El jardín, que actualmente pertenece a la Università degli Studi di Milano, es un precioso pulmón verde en el centro de la ciudad. La Biblioteca Nacional Braidense, una de las mayores bibliotecas públicas de Italia, está ubicada en las inmediaciones del patio.

Cómo llegar al Palacio Brera

  • En metro: tomar la línea amarilla hasta la estación Montenapoleone.
  • A pie: desde Piazza del Duomo, tomar Via Giuseppe Verdi y continuar recto hasta el barrio de Brera.

Si estás disfrutando este tema, te sugerimos leer más artículos sobre Italia:

Paseos y restaurantes en el barrio

Paseos y restaurantes en el barrio

A pesar de toda esta historia, hoy en día el glamuroso barrio de Brera recuerda especialmente a los escritores de la Scapigliatura, un movimiento artístico y literario de del siglo XIX cuyos testaferros vivieron, al estilo bohemio, en algunas de las casas de la zona. Así, a ambos lados de Via Brera, que comienza en el mismo centro de la ciudad, están repletos de innumerables tiendas que aún conservan ese espíritu artístico de antaño.

Las tiendas vintage, especializadas en ropa de segunda mano, se encuentran junto a perfumerías, galerías de arte y librerías. También es muy común encontrar en mitad de la calle adivinos y tarotistas que, por un módico precio, te leerán la palma de la mano y te revelarán tu futuro.

Y, si quieres empaparte aún más de historia, entre los números 13 y 15 de la calle encontrarás el Palazzo Cusani, un edificio que data del siglo XVII. siglo que presume, a partes iguales, de toques neoclásicos y barrocos en toda su estructura. En el siglo XIX fue la sede del Ministerio de Guerra y ahora alberga la oficina de la OTAN en Milán.

En la pequeña pero encantadora Via Fiori Chiari, perpendicular a Via Brera, también encontrará varios restaurantes. Son fáciles de detectar, ya que sus terrazas suelen atraer grandes aglomeraciones de gente. Una buena recomendación es Trattoria Torre Di Pisa, un restaurante que no ha cambiado desde su apertura en los años 60 y que aún ofrece un menú con marcada influencia toscana. El restaurante gourmet L’Osteria di Brera, situado en la misma calle, es conocido por sus excelentes platos de marisco y cuidadosamente- selección de vinos elegida.

Otra recomendación es Nabucco, un restaurante de cocina puramente milanesa inaugurado en 1970, cuya inspiración proviene del cercano cada tercer domingo del mes, donde se vende una amplia gama de porcelana fina, relojes de bolsillo, pinturas y dibujos, y ropa de segunda mano, uno de los teatros de ópera más famosos del mundo. Por si fuera poco, Via Fiori Chiari también alberga un Teatro alla Scala.

Finalmente, en un paseo por el barrio de Brera también debes tomarte un tiempo para apreciar los numerosos edificios religiosos que se pueden encontrar, incluida la iglesia de San Marco (Piazza San Marco), Iglesia de Santa María del Carmine (Piazza del Carmine), Basílica de San Simpliciano (Piazza San Simpliciano), Iglesia de Sant’Angelo (Piazza Sant’ Angelo), y Iglesia de Santa María Incoronata (Via Corso Garibaldi).

¡Calificación!

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Deja un comentario