Basílica de San Pedro: la estructura religiosa más grande del mundo

La icónica cúpula de la Basílica Papal de San Pedro (o Basílica de San Pedro) domina el horizonte de Roma. Su gran tamaño hace que parezca como si hubiera sido creado para gigantes. Para muchos millones de personas, es un lugar de peregrinación y de enorme importancia espiritual. Tiene más de 180 metros de largo y es la iglesia católica más grande del mundo. Ubicada en la Ciudad del Vaticano, es una de las cuatro basílicas más grandes de Roma y la principal iglesia pontificia. También es donde se celebran la mayoría de las ceremonias importantes.

Sin embargo, St. La basílica de Pedro es ante todo un edificio que muestra diferentes formas de arte en todo su esplendor. Es tan majestuoso como los propios genios que lo crearon. Explore todos los detalles esenciales acerca de esta impresionante construcción: un destino imperdible durante su visita al Vaticano.

Construcción de la Basílica de San Pedro

Construcción de la Basílica de San Pedro

Según la tradición católica, San Pedro fue un mártir que pidió ser crucificado cabeza abajo porque no era digno de ser crucificado como Cristo. Fue sepultado en las inmediaciones del Circo de Nerón, el sitio de su fallecimiento. Se colocó una piedra roja al lado de la tumba para que la gente pudiera identificarla. Allí se construyó un santuario y, 300 años después, se convirtió en la antigua Basílica de San Pedro.

La construcción de la iglesia fue encargada por el emperador Constantino alrededor del año 326 y fue utilizada para la coronación de Carlomagno. Sin embargo, en el siglo XV el edificio se estaba arruinando rápidamente. Rossellino y Alberti comenzaron el trabajo de restauración, pero les dijeron que lo detuvieran cuando apenas llevaban tres años de proyecto.

El Papa Julio II, uno de los grandes mecenas del Renacimiento, reavivó la idea de la restauración y Bramante ganó la comisión. Diseñó una basílica completamente nueva y el proyecto era tan increíblemente grande que parecía una hazaña imposible. La iglesia original fue demolida en 1506 y se puso en práctica el plan de Bramante. El piso tendría la forma de una cruz griega encerrada dentro de un cuadrado y rematada con cinco cúpulas, la más grande en el centro, una referencia directa al el Panteón. Los estudios de Filarete y Leonardo da Vinci desempeñaron un papel crucial en el trabajo de diseño.

Bramante murió en 1514 cuando su proyecto apenas comenzaba a tomar forma. La responsabilidad de las obras de construcción recayó en Raphael. Junto con Antonio da Sangallo el Joven, cambió los planos para darle forma a la basílica en forma de cruz latina con tres naves. Cuando Rafael murió, Antonio da Sangallo se hizo cargo de la dirección del proyecto hasta 1546, cuando entró en escena Miguel Ángel. Miguel Ángel volvió a la idea original de Bramante y corrigió sus problemas estructurales. Gracias a Miguel Ángel, la gran cúpula fue por fin una realidad. Fue erigido justo encima del altar mayor donde se encuentra la tumba de San Pedro.

Si bien la basílica no se completaría hasta veinticuatro años después de la muerte de Miguel Ángel, Domenico Fontana y Giacomo della Porta siguieron sus planes hasta el último detalle. El arquitecto Carlo Maderno completó el edificio y le dio su gran fachada clásica entre enormes columnas y, finalmente, en 1626, un piso en forma de cruz latina.

Lo primero que llama la atención al acercarse a la Basílica de San Pedro es la plaza diseñada por Bernini en 1629. De forma ovalada, Está delimitado por una columnata con más de 280 columnas dóricas que invita al visitante a entrar. Pero si te impresiona el exterior, te sorprenderá el interior.

Dentro de la Basílica de San Pedro

Se tardó más de un siglo en construir la iglesia más importante del mundo, por lo que el interior simplemente tenía que impresionar. Hay cinco puertas:

  • La Puerta de la Muerte, que es utilizada exclusivamente por los cortejos fúnebres de los Papas.
  • La Puerta del Bien y del Mal.
  • La Puerta Central realizada en bronce por el escultor Florentino.
  • La Puerta de los Sacramentos.
  • La Puerta Santa, que el Papa sólo abre en los años santos.

El interior es como un museo y alberga algunas de las obras de arte más conocidas de todos los tiempos. Todos ellos forman parte del complejo diseño interior. La basílica tiene tres naves. La del medio es la más grande y tiene cubierta de bóveda de cañón. Los pilares que lo sostienen tienen nichos que contienen esculturas de los santos fundadores: 39 en total.

Esculturas en la Basílica de San Pedro

Esculturas en la Basílica de San Pedro

En la nave central se puede ver una estatua de broncedel siglo XIII de San Pedro. Pedro de Arnolfo di Cambio. Es una de las características más emblemáticas de la basílica, así que espere cola.

En cada una de las diferentes capillas se encuentran monumentos funerarios y esculturas de artistas de renombre mundial. No te pierdas la nave derecha donde podrás ver la ‘La Piedad’ esculpida en mármol por Miguel Ángel entre 1498 y 1499. Es una de sus obras más excepcionales. Asegúrate de tomarte el tiempo para contemplar la serenidad y la ternura de la Virgen María en marcado contraste con el cadáver de Cristo en sus brazos.

Bernini también jugó un papel muy importante en la creación de la basílica. Fue el responsable de la magnífica Tumba del Papa Alejandro VII ubicada en la girola; la Cátedra de San Pedro, una reliquia que contiene lo que se cree que es el trono de madera utilizado por San Pedro; la estatua de San Longino, dentro de uno de los pilares que sostienen la cúpula; y el maravilloso baldaquino de San Pedro situado justo en el centro del crucero bajo la cúpula. El baldaquino está hecho de bronce y es uno de los símbolos más reconocibles de todos. Está sostenido por cuatro columnas salomónicas que enmarcan bellamente el altar papal.

¿Quieres seguir aprendiendo? Te sugerimos leer sobre las iglesias de Italia:

La cúpula de la Basílica de San Pedro

Una enorme cúpula corona todo el edificio y, a pesar de su tamaño, parece flotar en el aire. Tiene más de 135 metros de altura y está cubierto de mosaicos, lo que garantiza que sus ojos estén constantemente atraídos hacia arriba. Si decides subir a la cúpula, serás recompensado con unas vistas inmejorables de la Plaza de San Pedro.

St. La Basílica de San Pedro es un viaje en sí misma; un viaje sorprendente a través del arte. No olvides visitar la plaza por la noche, cuando está tranquilo y esta sorprendente y singular pieza arquitectónica está iluminada.

Información importante sobre la Basílica de San Pedro

Información importante sobre la Basílica de San Pedro

Clasificación

Horarios: De octubre a marzo: de 7.00 a 18.30 horas. De abril a septiembre: de 7.00 a 19.00 horas.

Tiempo recomendado: 1 a 2 horas

Mejor temporada: Otoño, Primavera, Verano, Invierno

¡Calificación!

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Deja un comentario