La Última Cena: Una Obra Maestra de Leonardo Da Vinci

Sólo un puñado de pinturas pueden justificar un viaje especial a una ciudad en particular. Y las obras de Leonardo da Vinci definitivamente se encuentran entre ellas. Si vale la pena viajar a París para ver la Mona Lisa, ¿por qué no la oportunidad de ver Il Cenacolo Vinciano (La Última Cena, en inglés), pintado por el genio toscano en la pared del refectorio contiguo a la Basílica de Santa Maria delle Grazie, no justifica un viaje a Milán?.

Pintada a finales del siglo XV, La Última Cena es una de las obras más ambiciosas, icónicas e intrigantes de la historia del arte. El mero hecho de que haya sobrevivido a tantas vicisitudes de la fortuna, incluidos los bombardeos, nos da motivos para alegrarnos. Pero hay mucho más que eso. En los últimos años, este gran mural ha despertado un enorme interés a raíz de la exitosa novela de Dan Brown, El código Da Vinci, que ha gozado de popularidad en todo el mundo.

Recorremos la increíble historia de Il Cenacolo Vinciano, su inspiración artística, los misterios que lo rodean y, por supuesto, la mejor manera de reservar las codiciadas entradas para ver la obra maestra de Leonardo da Vinci.

Historia detrás de la obra maestra de Leonardo da Vinci

Leonardo da Vinci llegó a la corte de Ludovico Sforza en Milán en 1483, en el papel de emisario del caballero florentino Lorenzo de Medicis. Da Vinci fue recibido en la corte del duque como ingeniero y recibió el título de Apeles florentino [El Apeles florentino], título que el duque reservaba para grandes pintores. Se cree que Da Vinci se sintió estimulado por la atmósfera de Milán, ya que su estancia en Florencia había intensificado una sensación de aislamiento frente al intelectual predominante. El clima de la capital toscana era cada vez más neoplatónico y críptico.

Durante su estancia en Milán, el artista pintaría tres grandes obras maestras: el mural de la Última Cena en el refectorio de Santa Maria delle Grazie y las dos versiones de la Virgen de las Rocas.

Durante un extenso período de cuatro años, Leonardo se enfocó en la creación de La Cena Final. Ludovico el Moro le encargó en 1494 la decoración del refectorio del convento dominicano, obra que concluyó en 1498. El artista asumió el encargo como un reto creativo, a juzgar por la enorme cantidad de planos y notas que tomó mientras trabajó en el proyecto. El gran interés de Leonardo por la ciencia le llevó a experimentar con nuevas técnicas y materiales para pintar frescos, aunque no tomó buenas decisiones. Los materiales que utilizó aceleraron el deterioro del mural, proceso que comenzó durante la vida del propio artista.

El calor y el vapor que producía la cocina del convento, cercana al mural, no ayudaron a conservarlo, ni tampoco el hecho de que la Orden Dominicana hiciera colocar una puerta, ¡justo en el medio del cuadro!

A partir del siglo XVIII se emprendieron proyectos de restauración, aunque no se detuvo el deterioro del estado del mural. Durante las guerras napoleónicas a principios del siglo XIX, las tropas francesas incluso convirtieron el refectorio que albergaba La Última Cena en un establo. Pero los peores daños se produjeron en el siglo XX, durante la Segunda Guerra Mundial. Durante aquella fatídica época, los bombardeos aliados redujeron la iglesia a escombros, aunque ‘milagrosamente’ la pared con el fresco de Da Vinci se mantuvo en pie.

A partir de entonces se ha tratado de cuidar con esmero esta obra maestra del arte y se han acometido sucesivas iniciativas de restauración. Uno de los proyectos más ambiciosos duró 21 años, desde 1978 hasta 1999, tiempo durante el cual el refectorio estuvo cerrado al público y la pintura fue restaurada en cierta medida a su antiguo esplendor.

¿Por qué es tan importante la Última Cena de Leonardo?

Pero ¿por qué este fresco merece un lugar tan importante en la historia del arte? La Última Cena es en realidad un motivo iconográfico que se ha reproducido una y otra vez en numerosos lugares de culto cristianos. Es más, según la Iglesia católica, fue durante la Última Cena cuando Cristo decretó el sacramento de la Eucaristía. Sin embargo, Da Vinci no eligió retratar el momento preciso en el que el Redentor pronunció las famosas palabras: “Tomad y comed; esto es mi cuerpo, que será entregado por vosotros.

En cambio, Leonardo imagina y pinta el momento en que Cristo revela que ha sido traicionado por Judas Iscariote (“Es aquel a quien Daré este pedazo de pan cuando lo haya mojado” (Juan 13,26). De esta manera, el artista reinventa un motivo iconográfico y lo hace suyo, logrando así retratar un escena cargada de tensión psicológica, en la que los rostros y el lenguaje corporal de los presentes (y especialmente las manos de Cristo, Judas, San Pedro, etc.) registran, o fingen, emociones que van del shock a la indignación, en dramático contraste con la expresión serena y resignada del Salvador.

Además de elegir el momento preciso para el tema de su obra, Da Vinci muestra una gran conciencia de la ubicación de su fresco: el refectorio o el comedor del convento, lo que convierte la pintura en un trompe l’oeil que refleja fuertemente el gusto contemporáneo. . Mediante el uso de la perspectiva, Leonardo integra La Última Cena en el refectorio, como si allí los Apóstoles estuvieran sentados a una mesa. Y lo hace con un notable sentido eurítmico de la configuración del escenario, demostrando las habilidades que adquirió como alumno talentoso del teórico del Renacimiento Leon Battista Alberti, y del arquitecto de Santa Maria delle Grazie.

El punto de fuga de la perspectiva de la pintura está en su centro exacto: la cabeza de Cristo mismo. Detrás de la cabeza de Cristo se encuentra la ventana central donde se pierde la vista gracias a un paisaje imaginario pintado mediante la técnica del ‘sfumato’ inventada por el propio Da Vinci.

El enigma de Da Vinci en La Última Cena.

Típicamente en una obra de su época, bajo el barniz formal de un fresco, La Última Cena está repleta de un rico simbolismo que tiene sólo aumentó con el tiempo, gracias a la proliferación de infinitas interpretaciones propuestas. Muchas de las cuales son absolutamente ridículas, todo hay que decirlo.

Uno que ha atraído un gran interés en los últimos años es, sin duda, el análisis de Dan Brown en su novela más vendida, El código Da Vinci. Si, 17 años después de su publicación, hay alguien que no ha leído el libro ni ha visto la fiel adaptación cinematográfica de Ron Howard (pero tiene intención de hacerlo), avisamos que el siguiente párrafo contiene spoilers.

La novela llama la atención sobre el hecho de que sobre la mesa de La Última Cena, el Santo Grial (la copa eucarística que contiene el vino que representa la sangre de Cristo) falta. Pero según Brown, el Santo Grial está, de hecho, presente simbólicamente, en la forma de «V» formada por el espacio entre Cristo y la persona sentada a su derecha, tradicionalmente entendida como el apóstol San Juan. El escritor norteamericano, sin embargo, identifica esta figura, con sus rasgos femeninos, como la del decimotercer apóstol, nada menos que María Magdalena, y eventual esposa de Cristo. Según algunas herejías, ambos eran antepasados ​​de la dinastía merovingia.

Se dice que esto explica la expresión amenazadora de San Pedro, que fue, no lo olvidemos, el fundador de la Iglesia Católica, que susurra algo a San Juan/María Magdalena, mientras apunta a su cuello y sostiene una daga. en su otra mano, extrañamente escorzada. Delante de ambos está Judas Iscariote, que se aleja, ¿quizás después de haber revelado a Cristo el secreto de la traición? ¿Y qué pasa si Jesús realmente revela en el mural de Da Vinci que María Magdalena está asumiendo la misión de difundir la Palabra de Dios?

Esta es una de las interpretaciones más recientes, aunque hay muchas otras nociones (aún más absurdas), como el argumento psicoanalítico planteado por Sigmund Freud en su ensayo ‘Leonardo da Vinci, un recuerdo de su infancia’. Estas interpretaciones pretenden identificar claramente el impulso supuestamente homosexual de Leonardo da Vinci en ciertos elementos del mural.

Cómo ver la Última Cena de Leonardo

Cómo ver la Última Cena de Leonardo

No es fácil visitar La Última Cena, debido a su mal estado de conservación.

  • Para ayudar a conservar la obra maestra, el acceso está limitado a 30 personas cada 15 minutos. Si bien es innegable que es un tiempo muy corto para apreciar una obra de arte, es sin embargo más largo que el tiempo promedio dedicado a mirar una pintura en cualquier museo.
  • La entrada debe reservarse con al menos tres semanas de antelación. Es importante no sólo ser puntual, sino llegar al menos media hora antes de la hora prevista para la visita, ya que no querrás perder tu turno para ver esta gran obra maestra.
  • No se permiten cámaras ni mochilas en la sala donde se exhibe La Última Cena. Existe facilidad para dejar pertenencias, pero con un límite de tiempo de 30 minutos.

Deseas conocer mas lugares culturales en Italia, sigue leyendo para ampliar tu conocimiento:

Información de interés sobre

Clasificación

Tiempo recomendado: 1 a 2 horas

Mejor temporada: Otoño, Primavera, Verano, Invierno

Sitio web oficial: https://cenacolovinciano.org/

Cómo llegar: En metro: La parada de metro más cercana a Il Cenacolo Vinciano (Piazza Santa Maria delle Grazie 2) es Carlona.

Entradas y entradas: Reserva online a través de la web oficial.

Preguntas frecuentes

¿Dónde se encuentra el Cenacolo Vinciano?

El mural de Da Vinci reposa en el comedor de la basílica de Santa Maria delle Grazie.

¡Calificación!

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Deja un comentario