Comida típica de Milán: Reflejo de la Gastronomía Italiana

La comida típica de Milán se basa en gran medida en la cocina de otras regiones de Italia. Esto es lógico si tenemos en cuenta la importancia económica de la ciudad y la forma en que se ha desarrollado su relación comercial con el resto de este país transalpino.

Desde mediados del siglo XIX (y más aún durante el siglo XX), inmigrantes llegaron aquí desde los rincones más remotos de Italia. Personas que trajeron consigo sus tradiciones, su cultura y, por supuesto, lo lo mejor de sus tradiciones culinarias.

El resultado es que, aunque estemos en el norte de Italia, Milán sigue siendo un buen lugar para comer Pizza al estilo napolitano, unos arancini (una especie de croqueta de arroz) sicilianos o una jugosa bistecca alla Fiorentina.

También es importante recordar que Milán es la capital de Lombardía y, por lo tanto, está influenciada por su entorno alpino. En la práctica, esto significa que cocina típica milanesa también se basa en ingredientes de Montana, con especial énfasis en el queso. Se acompañan de polenta, la famosa papilla a base de cereales que constituye la alternativa septentrional a la pasta preferida en el centro y sur de Italia, lardo (curado tocino) y carne de res, preparadas de diversas formas, junto con muchos otros ingredientes.

A continuación, describimos algunos de los platos típicos milaneses más conocidos.

Lista de Comida típica de Milán: Los mejores platos

Carpaccio

Carpaccio

Como representante de la cocina típica milanesa, carpaccio requiere poca explicación. Casi todo el mundo conoce este plato de ternera cruda, que sabe mejor si se utiliza solomillo. De hecho, podríamos decir que de todos los primeros platos italianos, el carpaccio es el plato más popular en un buen número de restaurantes.

La clave de su textura suave, de fácil digestión y de su sabor tan característico de carne de calidad reside en elegir el los mejores cortes de vaca, ciervo o ternero. La carne se debe congelar y luego cortar en rodajas lo más finamente posible. Esto se hace mejor con una máquina cortadora de carne.

El plato se acompaña de finas virutas de queso de sabor fuerte (como el parmesano), espolvoreadas con aceite de oliva virgen extra, y espolvoreado con hojas de rúcula. La rúcula proporciona un interesante contrapunto amargo al dulzor y al umami (característico de las setas silvestres) de la carne.

Ternera con salsa de atún

Ternera con salsa de atún

El nombre de este plato típico milanés podría traducirse como ‘ternera con sabor a atún’. Y precisamente en eso consiste el plato: ternera cocida con verduras, luego fileteada y espolvoreada con una salsa a base de atún, anchoas y el caldo que la carne estaba cocida.

Es un buen ejemplo de la cocina no sólo de Milán, sino también de muchas otras partes de Italia. Mucha gente, sin embargo, cree que se originó en el Piamonte y que está estrechamente relacionado con la cocina sin desperdicio

Escalope vienés

Escalope vienés

La Cotoletta alla milanese se conoce en inglés como Veal Milanese. Se trata de un filete de ternera machacado, rebozado con huevo y pan rallado y luego frito en aceite muy caliente.

La temperatura del aceite (alrededor de 180° C) es importante para garantizar que la masa esté dorada y crujiente, y que la carne esté cocida pero no seca. Este plato tiene su equivalente en la cocina típica vienesa, el no menos delicioso schnitzel.

También existe una versión de este plato típico milanés que se elabora con cerdo; El resultado es evidentemente más jugoso, pero también más grasoso. En algunos hogares milaneses, la cotoletta se fríe en mantequilla, en lugar de aceite de oliva.

Generalmente se acompaña de una generosa ración de risotto, aunque en muchos restaurantes se sirve cortado en cubitos. A los hogares, también llega a la mesa acompañado de una porción de patatas fritas y una variedad de ensaladas frescas o verduras al vapor.

Polenta

Polenta

En la cocina típica milanesa, polenta no es tanto un plato sino el alimento básico que ha alimentado a muchas generaciones de italianos del norte. El concepto es tan sencillo como laborioso: una papilla a base de harina de maíz, que requiere una cocción prolongada y sin dejar de remover, para evitar que se cocine. pegándose al fondo de la olla. El resultado es un ingrediente bastante sustancial.

La polenta se puede cortar y servir como acompañamiento (muy parecido al pan en Europa o al arroz en Asia) de otros ingredientes, como filetes de carne, guisos, salumi (embutidos) y quesos.

Aunque la polenta se elabora más comúnmente con harina de maíz, también hay versiones basadas en harina de trigo blanco, trigo sarraceno u otros cereales.

Más platos típicos milaneses

Ningún visitante debería abandonar la ciudad sin haber probado al menos uno de los siguientes platos típicos milaneses:

Ossobuco

Ossobuco

Guiso de carne elaborado con jarrete de ternera o ternera. Su nombre hace referencia al agujero o hueco (il buco) en el hueso. La carne se cuece en vino blanco durante al menos dos horas, para que se desprenda del hueso y quede tierna y jugosa.

Risotto alla milanese

El popular plato de arroz milanés, que también es muy conocido en muchos otros países. Primero se fríe el arroz y luego se cuece con un caldo que contiene verduras finamente picadas y vino blanco, y se aromatiza (y colorea) con unas hebras de azafrán.

Minestrone

Minestrone

El equivalente en la cocina típica milanesa (y en la cocina italiana en general) de la universal sopa de verduras. Estos platos varían según los ingredientes disponibles. A pesar de sus ingredientes ligeros, el minestrone italiano es un plato bastante sustancioso, especialmente si se le añade pasta y, a veces, patatas. Y, por supuesto, es el plato perfecto para un frío día de invierno en Milán.

Mondeghili

Este es definitivamente el plato típico más popular de Milán. Es el equivalente local de la clásica polpette (albóndigas), tan común en las cocinas regionales de toda Italia. Y es otro ejemplo de cocina sin desperdicio, ya que la carne se puede combinar con salchichas, salami e incluso queso para darle más sabor y textura a esos ingredientes.

Te invitamos a leer más artículos sobre lugares Italia:

Panettone

Panettone

Parece que el clásicopanettone, el típico dulce navideño, apareció por primera vez en Milán alrededor del siglo XV en la cocina de un famoso pastelero local. La receta original de este “pan dulce” contenía sólo unos trozos de fruta confitada o pasas. Muy diferente de la enorme variedad de recetas que existen hoy en día.

¡Calificación!

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Deja un comentario