Carnaval en República Dominicana: Celebración de la Libertad Nacional

La esencia amable y alegre de los isleños se muestra cada mes de febrero. Los domingos de febrero, los habitantes del país salen animadamente a la calle (en su propio pueblo o en los pueblos cercanos), con máscaras, disfraces, vestidos llamativos y mucha alegría, para presenciar los desfiles.

El desfile de Carnaval dominicano más grande se puede encontrar en la capital, Santo Domingo, generalmente el último domingo de febrero y a lo largo de la avenida George Washington por La explanada del malecón, aunque el lugar principal de la mayoría de eventos, lleno de alegría, color y estallidos de música y sabores, es el Parque Enriquillo.

Todas las comparsas de los distintos sectores participan de una de las tradiciones más importantes de la ciudad, cada una compitiendo por ser más creativa y divertida.

En Punta Cana, el festival de Carnaval más grande se lleva a cabo el segundo sábado de marzo a lo largo de la avenida principal, 5 de Noviembre, ubicada en frente al aeropuerto internacional en un área que se ha transformado en escenario de fiesta, música y colores.

El Carnaval Dominicano se celebra en todo el país, y todas las ciudades, pueblos y pueblos de la isla, sin importar su tamaño, participan en esta gran fiesta.

Algunos historiadores remontan el Carnaval dominicano a 1520, durante la época colonial española, aunque ciertos estudios han encontrado que los primeros eventos relacionados con República Dominicana pudo haber tenido lugar durante una visita de Fray Bartolomé de las Casas, en la que los colonos se disfrazaron de moros y cristianos.El carnaval

Como en la mayoría de los países colonizados por España, el Carnaval dominicano se celebra justo antes de la Cuaresma, que es un tiempo de penitencia y preparación. por la Pasión de Jesús. Sin embargo, en este país tiene un matiz muy especial que también vincula la festividad a la fecha de su independencia de Haití, el 27 de febrero de 1844, por lo que todo el mes de febrero, e incluso los primeros días de marzo, se llenan de música y colores.

A diferencia de otros países, República Dominicana terminó sus vínculos con España de manera amistosa, a través de transacciones pacíficas, pero fue inesperadamente invadida por su país vecino, Haití, que intentó borrar la lengua y las costumbres de los dominicanos. junto con todo lo que formaba parte de su esencia, incluido el Carnaval.

De hecho, la República Dominicana estuvo ocupada por Haití durante 22 años y la tradición de usar disfraces durante las celebraciones religiosas estaba prohibida. Esto se revirtió posteriormente cuando el país obtuvo su independencia, y este tipo de prendas, que incluyen máscaras, rompieron sus vínculos con la religión y evolucionaron hacia el Carnaval.

Por eso febrero se ha convertido en una celebración de la libertad, la cultura popular y la esencia alegre de los dominicanos, con sus danzas y Carnaval.

Infinidad de colores, bailes y disfraces representan el carnaval dominicano

Infinidad de colores, bailes y disfraces representan el carnaval dominicano

Los Los dominicanos celebran su Carnaval vistiendo una variedad de trajes brillantes de personajes únicos, cada uno con su significado propio basado en el folklore de la nación. Diablo Cojuelo —un legado español conocido a veces con otros nombres, dependiendo de la región—es el más importante.

En el Carnaval dominicano, Diablo Cojuelo surge de su “cueva” todos los domingos de febrero, luciendo un vistoso traje que es una verdadera obra de arte y que incluye sonajeros, cascabeles, pequeños espejos, cintas y un cencerro, rematado con una máscara de largos cuernos.

Una de las características interesantes del diablo cojo es que lleva un látigo hecho con la vejiga inflada de una vaca, seca y curada, que utiliza para golpear en el trasero a los juerguistas distraídos.

Otro personaje famoso del Carnaval de República Dominicana es Roba la Gallina (ladrón de pollos), que se puede encontrar en todo el país y cuyas raíces se remontan a la ocupación haitiana, cuando las personas que eran sorprendidas robando pollos eran cubiertas de plumas y obligadas a aparecer en público.

Roba la Gallina es típicamente un hombre vestido de mujer, con rasgos exagerados: un vestido colorido y llamativo; senos y nalgas exageradas; una sombrilla; y un bolso grande que simboliza dónde se escondería el pollo robado. Mientras caminan por la calle, cantan y piden a los jóvenes que los sigan.

Aunque numerosos personajes del carnaval dominicano son habituales en todo el país, otros sólo se pueden encontrar en determinadas regiones, como Lechones en Santiago, una versión de Diablo Cojuelo que intenta mantener el orden en las calles agrietando un látigo en el aire.

La máscara de Lechones para el Carnaval en Santiago toma forma como cara de cerdo, con un hocico delgado y cuernos largos, y el disfraz tiene pequeños cascabeles, espejos y cuencos, además de una cola que se puede llevar suelta o enrollada alrededor del cuerpo.

Para seguir descubriendo República Dominicana, te proponemos leer acerca de:

Los personajes principales del Carnaval de República Dominicana en Puerto Plata, situado en la costa norte del país bañada por el Atlántico, son . Rinden homenaje a los primeros taínos de la República Dominicana y los trajes están confeccionados con elementos naturales de gran valor porque están hechos de artesanía reciclada.Diablo Cojuelo, otra versión del Taimáscaros

Con sus atuendos, Taimáscaros mezclan elementos taínos con inspiración de España y deidades africanas, lo que da como resultado una creación multicultural.

En San Pedro de Macorís, ubicado en el sureste de República Dominicana, Guloyas ameniza el Carnaval del país como recordatorio de los afrodescendientes angloparlantes de otras islas caribeñas que en el siglo XX llegaron a trabajar. en la industria azucarera.

Con sombreros altos elaboradamente decorados con plumas y colores, combinados con trajes de pedrería, Guloyas llenan el Carnaval dominicano con su música y danzas de influencia africana, llamado Cocolo, que en 2005 fue proclamado por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En Barahona, ciudad del suroeste de República Dominicana, la rebelión del Carnaval dominicano llega en forma de Pintaos, que recuerdan a los esclavos fugitivos que buscaron refugio en el siglo XVI. Estos personajes se pintan todo el cuerpo, de la cabeza a los pies, de varios colores, con sólo un pequeño trozo de tela para cubrir su pudor.

Los Pintaos aparecieron por primera vez en el Carnaval dominicano en 1997, pero desde entonces han obtenido numerosos premios.

Otros personajes que simbolizan a los esclavos—en este caso africanos—en las festividades del Carnaval de República Dominicana son Tiznaos, que participan bailando en comparsas y pasarelas, con el cuerpo pintado con carbón y aceite de coche quemado.

El Carnaval dominicano también tiene influencias del Lejano Oriente en la forma de Ali Babas y sus trajes sueltos con colores brillantes, mientras bailan coreografías ensayadas al ritmo de un tambor.

Cada centímetro de la isla rezuma la magia y los colores del Carnaval dominicano

El Carnaval dominicano es una fiesta nacional para todos. Reúne la cultura y la identidad popular en una sola voz, pero eso no significa que las celebraciones sean iguales en todo el país. Muchas ciudades y pueblos tienen su propia manera de transmitir su entusiasmo y alegría por la libertad.

Los resorts todo incluido de Santo Domingo y Punta Cana organizan un desfile para los huéspedes que se hospedan en ellos y ofrecen espectáculos de danza con temática de Carnaval en sus teatros.

El Carnaval en La Vega, ciudad en el corazón norte de República Dominicana, es uno de los más importantes del país y del Caribe. Aunque data de 1520, no se convirtió en una tradición local hasta 1947, y 30 años después fue clasificado oficialmente como parte del patrimonio folclórico de la nación.

La Vegan Carnival Union se creó en 1983 para organizar y proteger los valores de esta festividad que tiene elementos únicos, como elaboradas máscaras con mandíbulas móviles o pantalones anchos que se estrechan alrededor del tobillo.

El Carnaval de Santiago es reconocido en toda la República Dominicana y en el extranjero y se celebra todos los domingos de febrero, independientemente de las fechas de Cuaresma. . En sus primeros años, esta fiesta se dividía según clases sociales, realizándose celebraciones en clubes sociales para los de mayores ingresos y en la calle para los barrios populares, especialmente en Los Pepines y La Joya, y más tarde en Pueblo Nuevo.

¡Calificación!

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Deja un comentario